TURISMO VILLAVICIOSA

Hotel La Xana

Hotel en Villaviciosa • 2 estrellas • Asturias • España • Europa

Hotel La Xana

Los momentos especiales quedan enmarcados para siempre en el álbum de recuerdos de nuestra mente. En Hotel La Xana podrá sumar nuevas vivencias a ese particular diario de imágenes, porque en nuestro hotel en Villaviciosa cada día es una página en blanco que los huéspedes se encargan de completar durante su estancia.

Galería fotográfica Hotel La Xana
Pulse sobre cada imagen para ver todas las fotos de esa galería a tamaño grande
Visitas virtuales de 360° Hotel La Xana
Pulse sobre cada botón para ver esa visita virtual a pantalla completa. Se abre en una nueva página.

Visita virtual: Habitación 101 Visita virtual: Habitación 102 Visita virtual: Habitación 104 Visita virtual: Habitación 106 Visita virtual: Habitación 108 Visita virtual: Habitación 113 Visita virtual: Habitación 114 Visita virtual: Habitación 117-118 VR A Visita virtual: Habitación 117-118 VR B Visita virtual: Habitación 120

Características generales Hotel La Xana

Aparcamiento descubierto Calefacción Información turística Cerca de la playa Baño Cafetería Fuera del casco urbano Restaurante

Información de interés
Datos prácticos

Los momentos especiales quedan enmarcados para siempre en el álbum de recuerdos de nuestra mente. En Hotel La Xana podrá sumar nuevas vivencias a ese particular diario de imágenes, porque en nuestro hotel en Villaviciosa cada día es una página en blanco que los huéspedes se encargan de completar durante su estancia.

Ponemos a su disposición un coqueto alojamiento con 26 habitaciones, dobles y sencillas, en las que podrá disfrutar de unos días de descanso como si estuviera en casa. Las instalaciones están equipadas con todo lo necesario para hacer de un fin de semana o de unos días de vacaciones una experiencia única. Con tarifas ajustadas a todos los presupuestos.

Habitaciones

En La Xana también podrá deleitar a su paladar con las delicias de la gastronomía de la tierra. En nuestro restaurante le esperan especialidades de cocina casera, capaces de seducir a los comensales más exigentes; disfrútelas tanto si se aloja en nuestro hotel en Villaviciosa como si está de paso por la zona.

La privilegiada ubicación de nuestro alojamiento en Argüero, a solo 10 minutos de Villaviciosa, nos convierte en el punto de partida ideal para hacer turismo en Asturias. No se pierda la incomparable oferta cultural, paisajística y costera de la zona; estamos seguros de que cuando la descubra, repetirá.

Instalaciones del hotel en Villaviciosa

El calor de hogar también existe fuera de casa. En Hotel La Xana le esperan unas instalaciones acogedoras y confortables, diseñadas pensando en su descanso. Todas las habitaciones están perfectamente equipadas y cuentan con todo lo que necesita para estar cómodo en sus ratos de ocio y descanso.

En la zona de cafetería y comedor podrá degustar lo mejor de la gastronomía tradicional asturiana. El marco natural del exterior constituye el detalle perfecto para convertir nuestro hotel en Villaviciosa en un auténtico paraíso terrenal. No deje que se lo cuenten, viva esta experiencia inolvidable.

Restaurante en Villaviciosa, Asturias

Comida tradicional asturiana | La mejor opción para comer en Villaviciosa

Asturias es sabor. Los platos tradicionales de su gastronomía seducen al paladar con una inmejorable combinación de productos frescos de la tierra y las recetas de siempre. En Hotel La Xana podrás degustar lo mejor de la comida asturiana con un toque muy personal. Reserva mesa en nuestro restaurante en Villaviciosa y descúbrelo.

Somos especialistas en cocina casera. En nuestros menús diarios y en la carta de platos no faltan los pescados del Cantábrico ni las carnes más sabrosas: entrecot, chuletillas, cochinillo... Si te gustan los pimientos rellenos, no puedes dejar de pedirlos, ¡los preparamos como nadie! También son famosas nuestras empanadas, pizzas y platos combinados. Pídelos para tomar o encárgalos para llevar.

Las instalaciones de nuestro restaurante en Villaviciosa son ideales para pequeñas celebraciones. Diseñamos menús para grupos, con sugerencias fuera de carta. Si quieres sorprender a tu pareja, reunirte con tu familia en un día especial o quedar con los amigos alrededor de la buena mesa, haz tu reserva en La Xana. Podemos adaptar cualquier plato para personas con alergias, intolerancias o diferentes necesidades alimenticias.

Localización de Hotel La Xana en Asturias

Nuestro hotel y restaurante se encuentran en Villaviciosa

Las vacaciones perfectas le esperan en Hotel La Xana. En un entorno privilegiado, rodeado de naturaleza y patrimonio. Nos encontramos a 10 minutos de Villaviciosa, 20 de Gijón y 60 de los Picos de Europa, un enclave ideal para disfrutar del turismo rural en Asturias.

Turismo en Villaviciosa | Turismo en Asturias

Ponerse de acuerdo sobre el destino de las vacaciones o sobre dónde pasar un fin de semana diferente es fácil cuando practicas turismo en Villaviciosa. Un destino que conquista a los amantes de la costa y la playa, pero también a los que les gusta disfrutar del turismo rural, del cultural o del de aventura.

Si se aloja en nuestro hotel podrá planear unos días inolvidables, descubriendo toda la riqueza natural y patrimonial que esconde el turismo en Villaviciosa. Aquí le esperan verdes paisajes, playas de arena fina, monumentos histórico-artísticos de incanculable valor y lo mejor de la tradición agroalimentaria de Asturias: las fábricas de sidra y los llagares. No se los pierda.

  • Villaviciosa, capital de la manzana
  • Rutas turísticas en Villaviciosa
  • La ría de Villaviciosa
  • Playas de Villaviciosa

El día 17 de octubre de 1270, en Vitoria, Alfonso X, el rey Sabio, otorgó a los hombres de la tierra de Maliayo carta de fundación de puebla o villa.

La tierra de Maliayo, fértil en extremo, con estuarios adecuados para el refugio y altas rasas aptas para el dominio del territorio, estaba poblada al menos desde el Epipaleolítico, en su etapa Asturiense, hace 9.500/6.000 años y probablemente mucho antes. Una significativa presencia de monumentos megalíticos arguye una potente economía. Al hilo de las excavaciones que se vienen realizando, más la elaboración de la Carta arqueológica del concejo de Villaviciosa (1989), cada vez se adivina más claramente una coherente cultura castreña, cuyos hitos son, por ahora, varios poblamientos repartidos estratégicamente por el territorio tomando como eje la ría, más la costa-rasa occidental.

La aportación de Roma se cifró en el establecimiento de un conjunto de villae rurales con una población urbana en la desembocadura de la ría, en el actual Rodiles, de considerable importancia, que se ha llegado a suponer fuera la famosa Noega. Esta población pierde su importancia durante la época del reino astur, pero la adquieren ciertos núcleos como Amandi, Bedriñana, Camoca, Seloriu, Fuentes, Cazanes, y el lugar de Boides, con una villa romana. La Peña Castiellu, como bastión defensivo en el embarcadero de Buetes, pudo ser el embrión de la futura puebla de Maliayo.

Cuando el rey Sabio organiza el territorio de Maliayo y funda su puebla, una activa presencia de los monjes de Císter en el más íntimo repliegue del valle, en Boides —que adoptará el nombre místico de Valle-de-Dios (27 de noviembre de 1200)—, ha constituido un señorío jurisdiccional sobre un coto de 296 hectáreas y ha ejercido una importante labor ordenadora y civilizadora.

La constitución del concejo de Maliayo se enmarca en la política urbanizadora y repobladora iniciada por Alfonso IX y que alcanza hasta el primer tercio del siglo XV. El cénit del proceso repoblador coincide con el reinado de Alfonso X, exactamente en el año, clave en la historia asturiana, de 1270, señala J. I. Ruiz de la Peña. Una cerca oval —de la que se conservan algunos fragmentos— definía la puebla o villa, abriendo sus accesos por cuatro puertas: dos principales —la del Cañu (que generaría el arrabal de fuera'l Cañu) y la del Puente—, más dos secundarias —la del Mercáu Vieyu (que daría lugar al arrabal de ese nombre) y la de la Carnicería—. La iglesia parroquial era la de Santa María del Conceyu que aún hoy muestra su armonía y vistosidad —«una de las más bellas de la Asturias medieval», en opinión de Juan Uría— en el barrio de La Oliva.

A mediados del siglo XV la puebla de Maliayo ya se conocía como Villaviciosa, nombre acorde con su fertilidad que, a su vez, pasaría a ser la denominación de todo el territorio o concejo.

La probable presencia en este territorio de Enrique de Trastámara durante la estancia de Pedro I en Gijón (año 1352), explicaría el origen del coto jurisdiccional de Poreño (Poreñu), en la parroquia maliayesa de Celada, como donación hecha en 1366 a Pedro de Colunga. Este coto se enfeudaría más tarde en la familia Hevia. A lo largo del siglo XV, Villaviciosa, lejos de estar encerrada en sí, interviene en numerosas acciones políticas y guerreras para cerrar el siglo con la participación de sus hombres en la conquista de Granada. También desarrolla una intensa actividad comercial y cuenta con la pesca del puerto de Tazones, más un alfolí de la sal, parejos a los de Luarca, Pravia, Llanes.

En 1484 un incendio arrasa la villa en su totalidad; los Reyes Católicos otorgan mercedes para reconstruirla. Villaviciosa está presente en la Junta General del Principado desde la Ordenanza de Hernando de la Vega (1493-94), hasta su extinción en 1834 con la representación de José Caveda y Nava. Incluida en el mismo partido que Gijón, Siero, Sariegu, Nava y Cabranes, como concejo real, llega a tener dos procuradores. Los cargos fueron desempeñados generalmente por miembros de las familias oligárquicas de Hevia, Peón, Balbín, Estrada, Solares, Concha, Valdés, Sorribas. El 19 de septiembre de 1517 dejó la villa el príncipe Carlos de Habsburgo, futuro emperador.

Juan J. Pedrayes ha sistematizado la

Historia de Villaviciosa desde la óptica de la evolución de su trama urbana. La crisis de la pola medieval viene dada por la incapacidad de hacer frente a la inseguridad derivada de las luchas intestinas; aparecen entonces las casas-torre, las rurales, las intramuros y las aledañas a la villa. Principales dueños: Hevia, Busto, Balbín, Valdés, Solares, Peón. A mediados del siglo XVII se inicia una profunda transformación: aparece la villa o ciudad hidalga con sus palacios y plazuelas de respeto. De esa época conserva hoy Villaviciosa su más noble paisaje urbano. Un personaje que tiene importancia decisiva en este momento es Pedro Peón, duque de Estrada (1683-1750), poderoso mayorazgo de Peón, intelectual relacionado con los más solventes círculos ilustrados, para destacar su decisiva influencia en la configuración urbana de la Villaviciosa hidalga.

A finales del siglo XVII se produce una peculiar iniciativa social, que contribuirá a configurar la facies urbana y sin duda la sicología colectiva de la villa y su concejo. Los franciscanos fundan un convento de predicadores de misiones populares cuya área de influencia se señala en la Asturias centro-oriental, «más de seiscientas pilas bautismales», a cuyos feligreses debían llevar las enseñanzas derivadas del concilio de Trento. Un primer convento se edifica entre 1694 y 1699 en La Vallera, sustituido en 1743-1772 por otro edificio de gran capacidad cuya iglesia conventual es hoy el templo parroquial de la villa. De aquel convento salieron también algunos misioneros para las Indias. A la sombra de predicadores seráficos creció un monasterio de monjas clarisas que ha llegado a celebrar su tercer centenario en 1994.

Francisco de Paula Caveda Solares (1757-1812) inicia una dinastía ilustrada, que a la par tendrá incidencia notable en la evolución de Villaviciosa a través de su hijo José Caveda y Nava y de su nieto Joaquín García Caveda, y hoy con Víctor García de la Concha, director de la Real Academia Española. El momento de Caveda Solares es el de la primera revolución industrial; Philemon Pickford de Manchester instala y dirige una fábrica de algodones de considerable volumen. La acción del juez noble Caveda Solares rompe simbólica y realmente la cerca medieval para abrir nuevas comunicaciones. Las ideas liberales, representadas por Pedro José Pidal Carneado y José Caveda y Nava, están afincadas en una realidad profundamente transformada por reformas previas, de talante liberal, puestas en marcha en el breve periodo constitucional. Caveda y Nava funda la Sociedad Patriótica de Villaviciosa (20 de mayo de 1820) al socaire de la restauración de Riego. Durante la reacción absolutista se forman las Milicias de Voluntarios Realistas compuestas de masas proletarias rurales dirigidas por sus viejos señores, a cuyo frente está Felipe Hevia Antayo, señor del coto de Poreñu. El régimen liberal intentará apuntalarse con la Milicia Urbana, de burgueses, constituida en Villaviciosa en los primeros días de abril de 1834. En 1835 se instaura el Ayuntamiento constitucional, desapareciendo los cargos concejiles que durante siglos ostentaban familias oligárquicas.

La desamortización de bienes eclesiásticos tuvo poco volumen pero cierta incidencia en la villa, por lo que supuso para el equipamiento público el exconvento de San Juan de Capristano; mayor aun la tuvo para los subasteros en las parroquias del concejo dada la condición rural de los predios de la Iglesia: 132 fincas rústicas salieron a subasta en el periodo de Mendizábal. En cuanto a la desamortización de bienes civiles, realizada a partir de 1859, tiene relevancia, por su evolución posterior, la apropiación de las marismas de la ría, lo que conocemos como porreos. La consideración de las marismas como inútiles o perniciosas, difundida entre ilustrados y progresistas, tuvo realidad en la desecación de extensos xunclares aledaños a la ría de Villaviciosa; fueron primero los de Bedriñana (siglo XVIII) y luego los de la margen derecha, a partir de 1859. La necesidad de recuperar la navegabilidad de la ría y su condición de vía económica llevó a concebir el proyecto de su canalización, cuyos estudios se encomendaron al ingeniero José Lequerica (1885-86), con el principal objetivo de hacer de Villaviciosa un puerto carbonero, conectado por ferrocarril con Lieres.

Una nueva burguesía, liberal, estaba emergiendo frente al caciquismo dominante. Y, con ella, un proletariado industrial que pronto entra en contacto con las organizaciones sindicalistas gijonesas y forma la Sociedad de Oficios Varios. De las pugnas entre liberales y caciquiles surge una prensa local que tendrá su máximo esplendor en los años veinte y treinta. Dentro del grupo de obreros catalanes que durante la Guerra Europea (1914-1918) viene a trabajar a la fábrica de vidrio de El Gaitero aparece El Amigo del Pueblo, de filiación cenetista, en 1918.

Atenta a las exigencias de reproducción de su posición e ideología, la nueva clase dominante promueve (1895) la fundación de un colegio de religiosas para niñas, teniendo para los muchachos el de Valdediós, añadido al seminario en 1877 y que luego trasladará a la villa bajo la razón jurídica Fundación Colegio de San Francisco (1922), siempre bajo férula eclesiástica. También apoya y financia la Sociedad Ateneo-Casino Obrero con la idea de «resolver la cuestión social en el terreno de la instrucción» —indica B. Rato y Hevia—. Los veinticinco años de esta entidad están transidos por las convulsiones de la época y, al igual que el elemento obrero que cobijaba, cayó bajo la represión subsiguiente a 1937.

La política de obras promovida bajo Primo de Rivera significó urbanización, parque, traída de aguas, casas baratas, escuelas graduadas. La II República tuvo uno de los bastiones más reacios en Villaviciosa, gobernada por conservadores-monárquicos con minoritaria presencia de reformistas y casi nula de republicanos. Con posterioridad a la Revolución de Octubre se quitó el nombre de Indalecio Prieto a la calle del Agua, que le había sido puesto en 1931 por ser el ministro socialista hijo de la maliayesa Constancia Tuero. La Guerra Civil dura en Villaviciosa quince meses, definidos por su posición secundaria respecto a los centros de mayor conflicto. Las tropas franquistas la conquistan (19 de octubre de 1937) dos días antes de cerrarse el frente del norte, iniciando un periodo de idénticas características sociales y económicas que en los demás lugares. La salida de la gran penuria económica comienza en los años cincuenta con la migración hacia zonas industriales como Gijón y Avilés, se intensifica a principios de los años sesenta con la emigración a Bélgica, Suiza, Alemania, por la cual se ingresan remesas de divisas; con un incipiente turismo; con la explotación de plantaciones de gran demanda como el eucaliptus y, sobre todo, por el establecimiento de empresas alimentarias basadas en la manzana y la leche, creadoras de cientos de puestos de trabajo directos.

Posee Villaviciosa dos importantes centros de investigación con un plantel de más de cien trabajadores. Perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), desde el año 1990, el Instituto de Productos Lácteos de Asturias (IPLA), con 22 trabajadores, en su 80% tituladores superiores (investigadores, becados/doctorales, estudiosos). Por otra parte, la antigua Estación Pomológica (1956), desde 1995 se convirtió en el Centro de Investigación Aplicada y Tecnología Agroalimentaria (CIATA), ahora Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario de Asturias (SERIDA).

Personajes notables

La dinastía ilustrada de los Caveda. Francisco de Paula Caveda Solares (1757-1812). Su hermana Rita Josefa (nacida en 1760). José Caveda y Nava (1796-1882). Joaquín García Nava (1851-1885), el Xuaco Les Mariñes de La Quintana. A la zaga de los Caveda, destaca en las letras asturianas el dómine Bruno Fernández Cepeda (1744-1803), nacido en el Mercáu Vieyu.

Pedro-José Pidal y Carneado, marqués de Pidal (1799-1865), ministro de Gobernación, de Estado, eminente bibliófilo que salvó para España, entre otras joyas, el Poema de Mío Cid. Su hijo Alejandro Pidal y Mon, académico de la Lengua y de Ciencias Morales y Políticas, proverbial cacique, fue diputado por el distrito de Villaviciosa entre 1872 y 1913. Y el hijo de éste, Pedro José Pidal Bernaldo de Quirós, impulsor de los Parques Nacionales de Covadonga y Ordesa. A esta familia, por vía materna, pertenecía Ramón Menéndez Pidal.

Natural de Villaviciosa era fray Francisco Menéndez, presidente de las misiones de Ocopa, valle de Jauja, donde falleció en 1801, habiendo recorrido el archipiélago chileno de Chiloé, y descubierto en 1790 la laguna de Nahuelhuapi por mandato del virrey Gil y Lemus; sus Diarios contienen importantes datos antropológicos. Del mismo tiempo fue Alonso Bernardo Ribero y Larrea (mejor: De la Rea), nacido en Fuentes, autor de Historia fabulosa del distinguido caballero D. Pelayo Infanzón de la Vega, Quixote de la Cantabria (Madrid, 1792).

Y en nuestro siglo: el senador vitalicio Luciano Obaya Pedregal; el conde de Rivero, alma del Diario de La Marina (La Habana), Nicolás Rivero. Finalmente, la saga de fotógrafos Fresno: Fernando Fresno Cueli y su hermano Ramón, con sus hijos Ramón, Anselmo y Arturo (fallecido en 1952).

Etelvino González Lóp

Semejante en cuanto a sus peculiaridades a las de La Ñora y España, la playa de Merón ve reducida la cifra de visitantes como consecuencia directa de la complicación que entraña llegar a ella. Debido a las vulneraciones sufridas por el mar anteriormente, el río Merón, que desemboca en esta playa, queda prácticamente «descolgado». Se acostumbra a practicar el nudismo.

Características generales:

  • Longitud playa: 200 metros
  • Anchura media: 90 metros
  • Grado ocupación: Medio
  • Grado urbanización: Aislada
  • Paseo marítimo:

Tipo de playa:

  • Composición: Grava / Arena
  • Condiciones baño: Oleaje moderado
  • Zona de fondeo: No

Servicios:

  • Aseos: No
  • Duchas: No
  • Teléfono: 985 18 50 00
  • Papeleras: Si
  • Servicio de limpieza: Si
  • Pasarelas acceso: No
  • Alquiler sombrillas: No
  • Alquiler hamacas: No
  • Alquiler de náuticos: No
  • Kioscos balnearios: No
  • Club náutico: No
  • Zona de submarinismo: No
  • Puerto deportivo: Gijón / Distancia: 28 Km

Accesos:

  • Tipo de acceso: A pie difícil / Con coche
  • Señalización de los accesos: Si

Transporte:

  • Carretera o vía más próxima:
  • Autobús:
  • Aparcamiento: Si / No vigilado. N.º Plazas<50

Aspectos medioambientales:

  • Presencia vegetación: Si
  • Zona protegida: No

Seguridad:

  • Equipo de vigilancia: Si
  • Señalización de peligro: Si
  • Policía local:
  • Puesto Cruz Roja: Si Teléfono112
  • Equipo salvamento: Si

Hospital más cercano:

  • Nombre: Hospital de Cabueñes
  • Dirección: Cabueñes (Gijón)
  • Teléfono: 985 18 50 00
  • Distancia aproximada a la playa: 30 Km

Turismo:

  • Oficina de turismo: No

La villa de Villaviciosa, llamada en la alta Edad Media la Pobla de Maliayo, fue fundada por Alfonso X el Sabio mediante carta puebla que concedió el 17 de octubre de 1270, respondiendo a la política repobladora y urbanizadora iniciada por su antecesor, Alfonso IX. Al poco tiempo cambió su nombre por el de Villaviciosa, en su significado de villa fértil, abundante. Por entonces Villaviciosa estaba rodeada por una muralla, con almenas y cuatro puertas, de la que se conservan algunos segmentos. A medida que fue creciendo con el paso de los siglos, se fue adaptando al trazado de su recinto murado.

En 1484, la Villa, que desde el comienzo de la peregrinación jacobea estaba incluida en la Ruta Costera del Camino de Santiago a su paso por Asturias, fue arrasada por un incendio, recibiendo para su reconstrucción ayuda directa de los Reyes Católicos: quince mil maravedís por año, durante quince años, y mercado los domingos. Ya en el siglo XX, la capital maliaya se benefició (urbanización, luz, agua, casas baratas...) de la política de obras públicas impulsada por Miguel Primo de Rivera en el transcurso de su Dictadura militar (1923-1930).

Dentro del patrimonio arquitectónico de Villaviciosa destaca un buen número de casonas blasonadas, hechas a base de sillarejo y cantería. Interesan también varias construcciones tradicionales, de una o dos alturas y revocadas en blanco, así como las viviendas edificadas durante el siglo XIX y comienzos del XX, con galerías acristaladas o corredor en el último piso.

El casco histórico de Villaviciosa ha sido declarado Bien de Interés Cultural con categoría de Conjunto Histórico el 21 de mayo de 1992 (BOPA 6-6-1992). Comienza en la calle Plácido Jove, continúa por la calle Cervantes hasta la calle Madriñana y sigue por la calle Manuel Álvarez Miranda, desde, donde después de bordear el Parque de la Vallina, entronca con la plaza del Generalísimo. Se une con la calle Zaldívar y continúa por la calle Manuel Cortina y la de Campomanes, atraviesa los Patios y sale a la Travesía de San Francisco y de ahí a la calle del Carmen. Prosigue por esta calle hasta la confluencia con la calle Cavanilles, para seguir la travesía denominada La Caleya, y salir a la calle Eloísa Fernández, penetrando la manzana y saliendo a la calle Doctor Pando Valle, y continuar hasta enlazar con la calle del Marqués de Villaviciosa y siguiendo por la calle Magdalena, confluir en la calle Plácido Jove.

En Moratín (El Moratín), casería de la parroquia de Coro, y no muy lejos de la iglesia de Santo Tomás, se encuentra la pequeña capilla de Los Mártires (San Cosme y San Damián), obra adscrita al románico rústico y tardío, con toda seguridad del siglo XIII y probablemente de su segunda mitad. Su planta es de nave única y ábside cuadrado, con arco triunfal intermedio, apuntado, de dos arquivoltas y guardapolvo; descansa en sencillas impostas que rematan unas jambas, hechas con buenos sillares y colocadas en su parte baja sobre un zócalo decorado con dientes de sierra. Cubre la nave una estructura de madera, y el ábside, una bóveda con cañón apuntado.

La luz natural se introduce por tres pequeñas ventanas abocinadas, dos de ellas ubicadas en los lienzos oeste y sur de la nave, y la restante, en el muro de testero del ábside.

Las dos portadas, de sencillez rayana en la tosquedad, se sitúan en los flancos occidental y meridional, ambos con el añadido de un pórtico. La oeste, de mayores dimensiones, es de arco de medio punto con guardapolvo y dos arquivoltas que van sobre machones. La meridional, más simple, culmina igualmente en arco semicircular (de una sola vuelta resaltada por guardapolvo), que está constituido por dovelas regulares y apoyado en jambas de buen sillar.

La ornamentación en relieve se limita a un motivo de dientes de sierra; éste se presenta en dos impostas: una, extendida por el zócalo sustentante del arco de triunfo; la otra, que une las jambas de las dos puertas de la edificación. En la cornisa quedan algunos modillones.

Esta capilla contiene interesantes imágenes.

Esta ruta está calificada como «Ruta del Jurásico» • Acceso: Se inicia el recorrido en Playa de Merón (concejo de Villaviciosa), siendo el final en Playa de Ribadesella • Dificultad: Baja • Itinerario: Careñes (Villaviciosa), Argüero (Villaviciosa), Oles (Villaviciosa), Tazones (Villaviciosa), Lastres (Colunga), Colunga (capital del concejo de Colunga), Torre (Ribadesella), Tereñes (Ribadesella), Ribadesella (capital del concejo de Ribadesella).

Descripción de la ruta

El término dinosaurio (lagarto terrible) fue utilizado por primera vez en 1841 por el paleontólogo británico Richard Owen. Los dinosaurios constituyeron un grupo particular de reptiles terrestres que dominaron nuestro planeta durante un periodo de unos 165 millones de años (entre los 230 millones de años y los 65 millones de años), lapso de tiempo que corresponde a la mayor parte del Mesozoico. Aún faltaban 63 millones de años para que apareciese sobre la Tierra el género humano.

Los dinosaurios, al desplazarse sobre un sedimento (fango o arena), producían una serie de impresiones en el mismo a las que denominamos huellas de pisadas o icnitas. Al conjunto de éstas, ordenadas consecutivamente siguiendo una dirección determinada, se le denomina rastro. Las icnitas nos pueden dar información sobre el comportamiento de los dinosaurios y sobre el ambiente en el que vivían.

Cuando las huellas se formaron, el sustrato era blando; sólo más tarde, después de haber sido profundamente enterradas se convertirán en roca dura.

Las evidencias más claras sobre la abundancia y variedad de dinosaurios que poblaron nuestro territorio durante el Jurásico parten de los numerosos hallazgos de icnitas en las tres formaciones del Jurásico Superior (Vega, Tereñes y Lastres) que aforan en los acantilados costeros de los concejos de Villaviciosa, Colunga y Ribadesella.

Del estudio de las huellas asturianas y de su comparación con otros yacimientos conocidos se desprenden varias conclusiones: a) Están representados tanto dinosaurios bípedos (terópodos y ornitópodos) como cuadrúpedos (en su mayoría saurópodos). b) A juzgar por las dimensiones de estas huellas, hubo en nuestra región dinosaurios de proporciones muy diversas: desde muy pequeños, del tamaño de un ave actual, hasta enormes, como sería el caso de los braquiosáuridos. c) Algunas icnitas como las de la playa de La Griega son las mayores conocidas en España y se encuentran entre las de mayor tamaño del mundo.

La Costa de los Dinosaurios es una sola ruta por la costa asturiana, para hacer en coche, que vamos a dividir en tres etapas, cada una de ellas correspondiente a un concejo diferente.

PLAYA DE MERÓN-ACANTILADOS DE OLES-FARO DE TAZONES-PUERTO DE TAZONES (Villaviciosa)

Playa de Merón. El acceso a la playa de Merón tiene dos alternativas. Una de ellas se inicia tomando la desviación desde la carretera comarcal AS-256 hasta la localidad de Careñes, donde debemos dejar el vehículo y continuar a pie por un camino descendente que parte de la iglesia del pueblo en dirección a la playa. La otra alternativa parte de la desviación de Argüero desde la misma carretera AS-256. Siguiendo los carteles indicativos de la playa y por una carretera estrecha y asfaltada se llega finalmente a un camino que nos conduce hasta la misma playa.

Una vez allí se inicia el recorrido hacia el oeste por el pie del acantilado durante unos 600 metros hasta llegar a un estrato de arenisca, prácticamente horizontal. Sobre su superficie se conserva el rastro de un dinosaurio cuadrúpedo (saurópodo) formado por 12 huellas consecutivas de manos y pies. En esa misma superficie se pueden ver además algunas icnitas tridáctilas dispersas pertenecientes a dinosaurios bípedos.

Acantilados de Oles. Partiendo de la carretera comarcal AS-256, a la altura de El Gobernador, se toma la desviación a Oles y Tazones. Al llegar a la primera de estas dos localidades parte a la izquierda una carretera asfaltada y muy estrecha que se dirige hacia el norte pasando por delante de la iglesia parroquial de Oles, en donde hay un pequeño aparcamiento para dejar el vehículo.

De aquí parte un camino que debe seguirse durante unos 900 m hasta enlazar con una senda tras un giro de 90º hacia el oeste, que acabará justamente encima de un amplio estrato de arenisca inclinado 18º en dirección al mar. En él pueden observarse hasta 12 rastros de dinosaurios bípedos orientados en diversas direcciones.

Faro de Tazones. El panel explicativo está situado en el comienzo de un camino que parte del lado izquierdo de la carretera que conduce al faro. Siguiendo la señalización en dicho camino, se accede al acantilado tras un recorrido de 1.300 m. Allí mismo, en una laja de roca ligeramente inclinada hacia el mar, se encuentra la primera huella tridáctila de dinosaurio. A partir de aquí, y continuando hacia el este (a la derecha) por la base del acantilado unos 200 m, se accede a la superficie de un estrato de arenisca, inclinado unos 25º hacia el mar, que muestra multitud de icnitas tridáctilas cruzándose en varias direcciones, constituyendo diversos rastros, así como una huella de arrastre de cola. Esta última constituye un raro ejemplo en el registro fósil, dado que a diferencia de lo que se pensaba hasta hace poco tiempo, los dinosaurios caminaban con la cola erguida para mantener el equilibrio. En estratos adyacentes con la misma orientación se observan también diversas icnitas de manos y pies de dinosaurios cuadrúpedos, vistos en planta, así como la sección vertical de una de ellas de grandes dimensiones. Otros 60 m más allá en la misma dirección, en la pared vertical del acantilado se ven nuevas secciones de icnitas de cuadrúpedos con relleno areniscoso a modo de abultamientos en la base de los estratos subhorizontales de la misma composición o aisladas en el interior de margas grises.

Puerto de Tazones. Partiendo del panel explicativo se sigue por la playa y el acantilado, y a unos 120 m de aquél, sobre la superficie de un estrato gris inclinado unos 45º, se observan varias icnitas tridáctilas pertenecientes a dinosaurios bípedos orientadas en varias direcciones. Algunas de ellas constituyen un rastro. Si continuamos unos 480 m más en la misma dirección, se divisa otra huella tridáctila de dinosaurio formando un contramolde en la base de un saliente de arenisca a modo de alero situado a varios metros de altura.

ACANTILADOS DE LASTRES-PLAYA DE LA GRIEGA (Colunga).

Acantilados de Lastres. Desde la carretera de la costa N-632 a la altura de Colunga se toma la comarcal AS-257 que conduce a Lastres. Rebasada esta última localidad y tras recorrer 1,5 km se llega a Luces donde se toma un desvío a la derecha por una carretera asfaltada y estrecha que conduce al faro de Lastres. Unos 650 m antes de llegar a este último, parte de frente un camino por el que debemos recorrer unos 850 m hasta el pie del acantilado. Cerca de allí, y un poco al este, se encuentra un bloque suelto de arenisca con dos contramoldes de huellas de dinosaurio, una tridáctila de un bípedo y otra en forma de media luna. Siguiendo por la base del acantilado hacia el oeste unos 300 m, se accede a unos estratos de arenisca inclinados 24º sobre los que se encuentran varias icnitas tridáctilas y un rastro de saurópodo, este último bastante desgastado por la erosión marina.

Playa de La Griega. Comienza en el panel explicativo situado en el margen derecho de la ría, inmediatamente después de rebasar el puente que la cruza, muy próximo al camping. A partir de aquí, se continúa en dirección al acantilado de la parte oriental de la playa. A unos 500 metros del panel explicativo aparecen, en la superficie de un bloque suelto de arenisca rojiza dos protuberancias que corresponden a contramoldes de una huella de la mano y otra del pie de dinosaurios cuadrúpedos, orientadas en direcciones opuestas. Siguiendo por el mismo borde del acantilado otros 150 m se llega a un estrato de arenisca suavemente inclinado hacia el mar cuya superficie está atravesada por diaclasas (grietas de origen tectónico) en varias direcciones. A menos de un metro por encima aparece una caliza gris que contiene diminutos fósiles de gasterópodos y diversas depresiones grandes (de hasta 1,30 m de diámetro) y más o menos redondeadas que muestran un reborde periférico abultado. Se trata de icnitas de grandes dinosaurios cuadrúpedos (saurópodos) que se desplazaban sobre una laguna costera. Por sus dimensiones se las puede considerar entre las más grandes del mundo; su deficiente conservación dificulta una observación detallada de las mismas. Aparte de éstas se puede observar un rastro formado por 6 huellas que corresponden también a un saurópodo aunque de menor tamaño que el anterior. Lateralmente y sobre la misma superficie aparecen otras icnitas, en este caso tridáctilas, algunas formando un rastro, pertenecientes a dinosaurios bípedos, aunque son más difíciles de identificar. La distancia entre el panel explicativo y el final del itinerario es de aproximadamente 600 metros.

PLAYA DE VEGA-ACANTILADOS DE TEREÑES-PLAYA DE RIBADESELLA (Ribadesella).

Playa de Vega. El acceso desde la carretera de la costa N-632 se encuentra en los alrededores de la localidad de Torre, unos 6 km al oeste de Ribadesella. De allí parte una carretera asfaltada de 1,8 km que nos conduce hasta la misma playa de Vega. A escasos metros del extremo oriental del aparcamiento de dicha playa pueden observarse las calizas y dolomías de la Formación Gijón, a las que se superpone una sucesión rítmica de calizas y margas grises oscuras (Formación Rodiles). Esta última, dispuesta en estratos inclinados hacia el este, contiene abundantes fósiles marinos. Por encima de esta serie rítmica se dispone una capa de conglomerado de cantos silíceos de 1 m de espesor y luego alternancia de areniscas grises y lutitas rojas pertenecientes a la Formación Vega de origen fluvial. Aproximadamente a unos 8 m por encima de la capa de conglomerados, puede verse un estrato de arenisca inclinada unos 50º hacia el noroeste, en cuya base se observan varias huellas tridáctilas de dinosaurios bípedos.

Acantilados de Tereñes. Para iniciar este recorrido se toma la carretera de subida a Tereñes hasta llegar a un alto en donde la misma hace un giro brusco a la izquierda, en un cruce de caminos. A partir de aquí, en donde está situado el panel explicativo, se toma una estrecha carretera en ligero descenso durante 200 m, de donde parte un camino a la derecha que conduce al acantilado. Una vez en dicho acantilado, se comienza el recorrido del mismo de derecha a izquierda (hacia el oeste). Pueden observarse allí diversas icnitas de dinosaurio, entre las que destacan tres rastros, dos de dinosaurios bípedos y tridáctilos y otro muy espectacular de cuadrúpedos, en el que están representados las huellas de manos y pies. En una pequeña ensenada situada a unos 90 m al suroeste del Peñón del Forno se encuentra un bloque de arenisca rojiza caído al pie del acantilado, en cuyo plano de estratificación, ahora verticalizado, aparecen diversas huellas tridáctilas de pequeño tamaño creadas por dinosaurios bípedos. El recorrido total por la base del acantilado que contiene las principales icnitas, así como diversos ejemplos muy llamativos de grietas de desecación jurásicas, es de unos 400 m.

Playa de Ribadesella. Comienza en el paseo del extremo oeste de la playa de Santa Marina, donde se sitúa un panel explicativo. Dirigiendo la vista hacia el sur se divisan unas calizas grises del Carbonífero que destacan en el relieve formando una pared vertical. Esta última coincide con una importante fractura, denominada Falla de Ribadesella, que atraviesa el casco urbano de la población. A lo largo del paseo se encuentra una alternancia rítmica de capas delgadas de calizas y margas grises con muchos fósiles. Dicha sucesión, que se prolonga luego por el acantilado hacia el oeste, muestra diversos niveles ricos en lamelibranquios muy pequeños, así como grietas de desecación y frecuentes icnitas de dinosaurios. Estas últimas aparecen en la superficie de los estratos como depresiones de contorno ovalado (huellas de dinosaurios cuadrúpedos) o bien de aspecto tridáctilo (huellas de dinosaurios bípedos). En la misma bajada al acantilado desde el mirador del final del paseo, pueden verse algunas de estas huellas. A partir de aquí y siguiendo unos 150 m hacia el oeste por la base del mismo, se encuentra una gran laja de caliza arenosa inclinada hacia el mar unos 80º que muestra ondulaciones difusas debidas al oleaje de la época. Sobre la misma, se observan varios rastros de pisada de dinosaurios cuadrúpedos.

Comarca de la Sidra

Conjunto Histórico de Tazones

En el municipio de Villaviciosa

Tazones, nombre que deriva del antiguo puerto de Los Estaçones y corresponde en realidad a la parroquia, designa generalmente el pequeño y hermoso pueblo compuesto por los barrios de San Miguel y San Roque —cuyas gentes viven principalmente de la pesca y la mar— y equipado con un modesto puerto para embarcaciones de bajura y una lonja de pescado.

En la fisonomía arquitectónica de esta población —que sobre el puerto y el mar adapta su caserío a un terreno pendiente de forma escalonada ...

Conjunto Histórico de Tazones
Conjunto Histórico de Tazones
Mercado tradicional de Oles
Mercado tradicional de Oles

Mercado tradicional de Oles

En el municipio de Villaviciosa

El mercado tradicional de Oles ha resultado ser un gran invento. Así lo certifican las cifras que arroja su octava edición, celebrada durante el fin de semana en la localidad de Oles (Villaviciosa, Asturias). El mercado atrajo a dieciocho mil personas durante las dos jornadas. «Cada año hay más gente y está más animado», señaló ayer Jonathan Solares, presidente de la comisión vecinal. Se instalaron cien puestos artesanales y de venta de productos típicos asturianos y hubo demostraciones de ...

Playa Rodiles

En el municipio de Villaviciosa

A la derecha de la desembocadura de la ría de Villaviciosa surge la imponente playa de Rodiles —una de las más destacadas del Principado—. Une a sus encantos naturales el elevado valor paisajístico y ecológico que posee.

Características generales:

  • Longitud playa: 1000 metros
  • Anchura media: 295 metros
  • Grado ocupación: Alto
  • Grado urbanización: Semiurbana
  • Paseo marítimo: Sí
Playa Rodiles
Playa Rodiles
Reserva Natural Parcial de la Ría de Villaviciosa
Reserva Natural Parcial de la Ría de Villaviciosa

Reserva Natural Parcial de la Ría de Villaviciosa

En el municipio de Villaviciosa

La Ría de Villaviciosa, la Ría de La Villa, un espléndido ecosistema de marisma declarado Reserva Natural Parcial (Decreto 61/95, de 27 de abril, del Gobierno del Principado de Asturias) que pasa por ser la segunda zona del Principado de invernada y descanso migratorio de las poblaciones europeas de aves acuáticas, se adentra en el mar dejando a su orilla derecha la preciosa playa de Rodiles, y a su izquierda, El Puntal.

«La originalidad, riqueza y calidad de su vegetación marismeña, ...

Lastres, Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias 2010

En el municipio de Colunga

En 1990, al conmemorarse el décimo aniversario de la Fundación Príncipe de Asturias, se constituyó un nuevo Premio, de carácter y naturaleza diferente a los Premios Príncipe de Asturias, denominado Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias.

El galardón está destinado al «pueblo, aldea, núcleo de población, espacio paisajístico o grupo humano del Principado de Asturias que haya destacado de modo notable en «la defensa y conservación de su entorno natural, ambiental, de...

Lastres, Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias 2010
Lastres, Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias 2010
Puerto del Puntal
Puerto del Puntal

Puerto del Puntal

En el municipio de Villaviciosa

Se asienta en la margen izquierda de la Ría de La Villa; tiene un pequeño puerto pesquero y playa.

En El Puntal se encuentra el principal Puerto Deportivo de la localidad. Además cuenta con una Playa del mismo nombre localizada en la parroquia de San Martín del Mar, a 7 Km. de Villaviciosa en dirección a Tazones. Se encuentra en la desembocadura de la Ría de Villaviciosa, frente a las Playas de Misiegu y Rodiles. La Playa del Puntal ofrece en sus inmediaciones buenos servicios de ...

Playa España

En el municipio de Villaviciosa

En un entorno de prados y grandes acantilados se enmarca la playa España, sometida a un potente oleaje, en la que la proximidad de un camping explica la considerable afluencia de veraneantes a ella.

Características generales:

  • Longitud playa: 440 metros
  • Anchura media: 74 metros
  • Grado ocupación: Alto
  • Grado urbanización: Semiurbana
  • Paseo marítimo:
Playa España
Playa España
Museo de la Sidra de Asturias
Museo de la Sidra de Asturias

Museo de la Sidra de Asturias

En el municipio de Nava

Horario de visitas:

INVIERNO:

  • Martes a viernes, de 11 a 14 horas y de 16 a 19 h
  • Sábados, de 11 a 15 y de 16.30 a 20 h
  • Domingos, de 11 a 14 h; lunes, cerrado.

VERANO (15 de junio a 15 de septiembre):

  • Lunes: cerrado
  • Martes: de 12:00 a 14:00 y de 16:00 a 20:00
  • Miércoles a sábado: de 11:00 a 14:00 y de 16:00 a 20:00
  • Domingos: de 12:00 a 14:00 y de 17:00 a 20:00
Situación Hotel La Xana